LAS ACCIDENTES CON FUGA EN NUEVA YORK

Posted By on Apr 16, 2013 | 0 comments


Cuando se produce un accidente de tráfico, todas las partes involucradas deben intercambiar información personal y de seguro, o, si hay personas heridas, proporcionarles ayuda. En caso contrario, cometen delito.

Las consecuencias jurídicas por chocar y correr en Nueva York dependen de la gravedad del accidente.

Por ejemplo, la huida del lugar del accidente que provocó danos materiales a propiedad es solo una infracción de tráfico o un delito menor, mientras que el causante del accidente en el que alguien sufrió lesiones o muerte enfrentará cargos penales.

Un conductor que provocó una lesión física grave a otra persona y se da a la fuga, en Nueva York se enfrenta a una multa de entre $ 1.000 y $ 5.000 y un máximo de cuatro anos de prisión. Un causante que sale de la escena de un accidente mortal se enfrenta a una multa de entre $ 2.000 y $ 5.000 y hasta siete anos de prisión.

Sin embargo, y pesar de las sanciones mencionadas, el Departamento de Transporte informa que en 2012 el número de accidentes con fuga aumentó un 31% respecto al ano pasado. Entre 2000-2009, más neoyorquinos murieron por los coches que por las armas. El verdadero problema es también la cantidad de causantes quienes, tras cometer homicidio vehicular y alejarse del lugar de accidente, permanecen impunes e incluso quedan sin ser castigados por la muerte provocada, ya que el sistema de justicia en NY a veces reconoce su defensa que, en el momento de accidente, no fueron conscientes de que atropellaron a alguien.

En 2011 se hizo público el caso de Mathieu Lefevre, un artista de 30 anos, quien, mientras andaba en la bicicleta, fue atropellado y matado por un conductor de camión. El causante no reconoció su culpabilidad y los cargos contra él fueron retirados. Un caso parecido del mismo ano fue él de Marilyn Dershowitz que fue asesinada por un conductor de camión de correos. El conductor abandonó la escena, pero fue localizado por las cameras de vigilancia. No se presentaron cargos, porque el conductor sostenía que no se dio cuenta que había golpeado a alguien. No fue acusado de ningún delito. La muerte de Roxana Sorina Buta es otro caso que demuestra negligencia de la policía de NYC: la joven fue atropellada en 2012 por un conductor de camioneta que trabajaba para el Departamento de Transporte de la ciudad. Aunque el culpable no se entregó a las autoridades, los investigadores de la policía lo encontraron de todos modos. Pero hasta la fecha no ha sido acusado, ni siguiera recibió una multa.

Parece que la palabra “accidente” en NYC muy a menudo se define como “error sin culpa ni intención”, aunque el resultado sea la muerte.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>